Entrada destacada

Anemia a la leucemia

Cuando otra enfermedad puede deteriorarse Sabía que la anemia puede transformarse en leucemia ? Más conocida como mielodisplasia, síndr...

Mostrando entradas con la etiqueta microbios. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta microbios. Mostrar todas las entradas

viernes, 19 de agosto de 2011

ACTINOMICETOS O ACTINOMICETALES


Los actinomicetos son una clase de microbios difícil de definir, intermedia entre bacterias y hongos. Poseen micelio como los hongos o bien son bacterias muy largas. No tienen núcleo aparente y pueden formar esporas similares a las de los hongos. El micelio es generalmente ramificado y puede dar origen a esporas en sus extremos.

Muchos actinomicetales tienen un marcado olor a tierra. Estos microbios colaboran, probablemente, con los hongos en la producción del olor peculiar de los sótanos. Se ha atribuido a los actinomicetales el ser la causa principal del olor del suelo. Parecería que durante una temporada de clima seco estos microbios tenderían a producirse y por ello el olor de la tierra, que no siempre es perceptible, es marcado luego de una lluvia en un día cálido.

Los actinomicetes del suelo forman pequeñas colonias de varios colores.

jueves, 28 de julio de 2011

Defensas del organismo


Uno se pincha un dedo, pongamos por ejemplo, con un clavo. Es una herida muy pequeña, poco más que un arañazo,, pero suficiente para que algunos microbios patógenos (productores de enfermedades) puedan penetrar en nuestro organismo. La amenaza es tremenda, porque las bacterias, multiplicándose con pasmosa velocidad, pueden, en pocas horas, invadir todo el organismo y llevarlo, en algunas desgraciadas ocasiones, a la muerte (como acontece por ejemplo con el bacilo del tétanos).

Pero en el interior del cuerpo suena la alarma y un admirable mecanismo de defensa entra en acción instantáneamente. Atraídos por la acción tóxica del microbio, millones y millones de glóbulos blancos (leucocitos ) acuden hacia la brecha por donde ha penetrado el enemigo. Insinuándose entre las células de los tejidos, inician la lucha contra las bacterias, englobándolas y destruyéndolas, mediante una verdadera digestión de las mismas.

Si la contraofensiva se inicia a tiempo y los gérmenes no son muy numerosos, ni demasiado virulentos, los leucocitos llegan a destruir totalmente al enemigo. En cambio, si los gérmenes resisten y llegan a multiplicarse activamente, destruyen a las células de los tejidos. En este caso, los glóbulos blancos deben destruir también las células muertas, que podrían resultar peligrosas.

En esta tremenda lucha, en la que se juega la salud o un grave daño para el organismo, muchos leucocitos mueren y se transforman en pus, pero nuevos contingentes acuden prestamente para luchar por todos los medios contra la invasión. En la mayoría de los casos, aquéllos logran bloquearla, vale decir la localizan en un punto (forúnculo), impidiendo su propagación a la sangre (septicemia).

lunes, 25 de julio de 2011

BACTERIAS


Un coco (también llamado micrococo) tiene aproximadamente un micrón de diámetro y su forma se aproxima a la esfera. Este es el tipo más pequeño de bacteria descubierto por el hombre. Muchas bacterias tienen forma de bastón de un micrón, más o menos, de diámetro y de dos a diez micrones de largo. Algunas especies de bastón pueden producir esporas con el fin de resistir condiciones adversas, pero nunca forman más de una espora por célula.

Otras variedades desarrollan flagelos mediante los cuales pueden nadar y desplazarse. Sin estos flagelos las bacterias sólo pueden moverse arrastradas por corrientes. Existe una bacteria que no tiene una única forma especial. Se trata de la del tipo que fija cantidades apreciables de nitrógeno atmosférico en los nodulos de las plantas leguminosas. Esta bacteria cambia su estructura permanentemente, ya tiene forma de coco, ya de bastón con flagelo, ya sin él.

En las bacterias, cocos y bastones pueden formar cadenas, a veces sin ningún tipo de unión aparente entre las células individuales; otras con una frágil ligazón de goma o mucílago y a veces, también, con una vaina exterior definida. Ciertos tipos de bacterias largas de forma de bastón, se dividen formando una especie de pared a través de la célula, exactamente a mitad de camino entre los dos extremos. Después de realizada la división en dos cada una de las bacterias crecen hasta tomar un tamaño similar al primitivo. Pueden entonces dividirse nuevamente y así sucede indefinidamente con ellas y su progenie.

Algunas, en especial las denominadas sarcinas que tienen forma casi esférica, se dividen aparentemente en cuatro partes iguales o, al menos, en dos partes seguidas por otras dos en otro lado. El resultado de esta división se asemeja a un paquete rectangular o cúbico de esferas un poco aplastadas.

sábado, 23 de julio de 2011

PROTOZOARIOS


Protozoario significa literalmente "animal primitivo". Se designa con esa denominación a ios animales unicelulares. Este organismo puede instalarse confortablemente en un simple glóbulo rojo de la sangre humana, de los cuales hay cinco mil millones por cada centímetro cúbico en la sangre normal.

Los protozoarios comunes de la tierra o el agua estancada tienen un diámetro o longitud que varía entre cinco a cincuenta micrones (cada micrón equivale a un milésimo de milímetro). Algunos son notablemente mayores como el Stentor verde de los pantanos o la Noctiluca (que es la causa de la fosforescencia del agua de mar) que son visibles individualmente a simple vista.

Varían grandemente de forma. Muchos de los protozoarios del suelo tienen estructuras complicadas y otros, como los causantes de enfermedades tropicales, sufren complejos procesos vitales, con cambios de estructura y forma. Un tipo de protozoario es la ameba, que no tiene forma propia. Usualmen-te se la describe como una partícula de jalea viviente que avanza arrastrándose de manera peculiarmente amorfa: extendiendo una parte cualquiera de su cuerpo para rodear y absorber las partículas que le sirven de alimento.

Presumiblemente la ameba sea esférica en estado de reposo o flotando en un líquido, pero esto no es posible afirmarlo con certeza pues generalmente se la observa al microscopio, colocada sobre un portaobjeto y entonces aparece aplanada.

Existen otros dos grupos de protozoarios libres que se diferencian de la ameba y entre sí por su forma de movimiento. Son los ciliados y los flagelados. Los primeros poseen un gran número de "pelos" muy cortos (cilios) que se mueven muy rápidamente. Los flagelados tienen un número menor de apéndices más largos con la misma finalidad: su desplazamiento. La mayoría de los protozoos están capacitados para formar quistes, que son formas resistentes análogas a las esporas bacterianas.

Muchos de los protozoarios mayores aparecen verdes porque no son animales simples como se creería a la primera impresión. Cada uno de tales protozoarios individuales incluye un número de individuos de una especie de algas (plantas microscópicas). Estas algas asociadas son capaces de llevar una existencia independiente. Los protozoarios que las albergan, en cambio, no pueden vivir con continuidad sin las algas, que probablemente los proveen de azúcares. Algunos científicos han afirmado que esta variedad de protozoarios son plantas de día y animales de noche. De cualquier manera esto no puede aun afirmarse con total seguridad por cuanto los protozoos no forman comúnmente colonias y no adquieren formas simples que posibiliten el estudio de su comportamiento sin ayuda del microscopio.

jueves, 14 de julio de 2011

Poblaciones de microbios


Si las bacterias y levaduras se desarrollan en o encima de un medio sólido no migran, habitualmente, lejos de su lugar de origen. Permanecen congregadas, formando una masa con sus descendientes. Es decir, fundan sus propias poblaciones. Tales agrupaciones se denominan colonias y son, en algunos casos, visibles a simple vista. Por supuesto, para que esa visibilidad normal se produzca la colonia debe ser muy numerosa. Tanto como la superpoblación humana existente en Ciudad de México, en Tokio o en San Pablo.

En general, una población microbiana, cuya fundación fue estimulada por una cadena de condiciones especialmente favorables, es invisible a nuestros ojos sin ayuda de un microscopio. Tenemos, entonces, que los microbios no solamente pueden tener una existencia en soledad y vivir independientemente sino que también son capaces de convivir en sociedad.

Forman sus poblaciones con millones de habitantes, con mucho mayor facilidad que los seres humanos constituimos las ciudades. Se trata de seres pequeños cuyas dimensiones varían desde los que pueden ser observados a simple vista hasta aquellos que tienen un diámetro de 1/8.000 de milímetro. Están vivos y en sus colonias habitacionales también se producen cambios, nuevas distribuciones del poder, nuevos dominios.

Hay también en ellas la lucha por la supervivencia, por obtener el alimento y el debatirse con medios adversos. Es sorprendente la solidaridad existente entre los individuos que integran las colonias microbianas en esa lucha. Pero quizá la cuestión más destacable es que el hombre aprovecha y en en muchos casos "cultiva" esas colonias para obtener inapreciables beneficios. Hacemos trabajar a los microbios para nosotros y ellos lo hacen generosamente porque ésa es su función natural.