Entrada destacada

Anemia a la leucemia

Cuando otra enfermedad puede deteriorarse Sabía que la anemia puede transformarse en leucemia ? Más conocida como mielodisplasia, síndr...

Mostrando entradas con la etiqueta fosas nasales. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta fosas nasales. Mostrar todas las entradas

miércoles, 10 de agosto de 2011

Defensas externas contra las bacterias


Como dijimos, las bacterias dentro del organismo, se traban con los leucocitos. Pero también en su parte exterior, el cuerpo humano logra defenderse eficazmente. Millones de microbios, cada día, se posan sobre la superficie de los ojos o penetran en las fosas nasales.

Pues bien, las lágrimas que los párpados extienden continuamente sobre la parte anterior de los ojos contienen una sustancia (la lisozima) que es bactericida, esto es, destructora de microbios. Incluso el mu-cus que recubre las fosas nasales es capaz de matar los gérmenes que se posan sobre él. En suma, el aire que es inspirado a través de las nariz se esteriliza, prácticamente, al pasar por ella.

lunes, 18 de abril de 2011

El olfato


EL gran naturalista y geógrafo alemán Alejandro de Humboldt, en el curso de un viaje de exploración que efectuó por América del Sur desde el año 1799 al 1804, pudo observar cómo los indios del Perú seguían ciertos rastros, sirviéndose sobre todo del olfato. Este hecho sorprendente pertenece, podemos decir, al pasado; en efecto, en el hombre civilizado, el sentido del olfato se ha debilitado y es hoy menos útil que otros sentidos, como la vista o el oído. Esto ha sucedido con la evolución de la especie; en otros tiempos, el olfato era indispensable para el hombre, pero hoy éste se vale de medios de relación más completos y perfeccionados, más adaptados a sus necesidades actuales. Se puede decir que casi no utiliza su olfato.


DÓNDE SE ENCUENTRA EL ÓRGANO DEL OLFATO

El órgano del olfato se encuentra en el interior de la nariz, en la parte más alta de las fosas nasales. La nariz, mediante el tabique nasal, se encuentra dividida en dos cavidades bastante amplias y complicadas.

Por un lado, comunican con el exterior mediante los orificios de las fosas nasales o narinas; por otro lado, el interno, comunican con la zona alta de la faringe, por medio dedos orificios llamados coanas (del griego "choane", embudo, cavidad).

Cada una de las cavidades nasales se halla dividida en dos: una anterior, que se denomina vestíbulo y está revestida por dentro por tejido semejante a la piel; la otra, posterior, es la cavidad nasal propiamente dicha o fosa nasal y se halla revestida por mucosa. Esta mucosa recibe el nombre de pituitaria y su parte más alta, llamada mucosa olfativa, es la sede del órgano del olfato. Allí residen, efectivamente, los receptores olfativos.

lunes, 14 de marzo de 2011

Revestimiento epitelial de la nariz


Las partes superiores comprendidas fuera de los límites de la ventana de la nariz están tapizadas por la mucosa pituitaria que macroscópicamente la reviste uniformemente en todas sus partes tapizando en su cara externa los cornetes y meatos y prolongándose más allá de los orificios con el epitelio de revestimiento de los senos correspondientes Presenta dos zonas:

A) zona respiratoria. Inferior, roja y vascularizada, con un epitelio pluriestratificado cilindrico ciliado y glándulas compuestas en el corion subyacente.

B) zona olfativa. Superior, de color amarillo, poco vascularizada, rica en elementos nerviosos que dan origen al nervio olfatorio. Está formado por 3 clases de células:

a) células básales. Formada por células estrelladas, anastomosadas en retículo entre las cuales se encuentran las células olfativas

b) células olfativas, alargadas y fusiformes, formadas por un núcleo y una delgada cubierta citoplasmática y con 2 prolongamientos: unos periféricos, vesiculosos, que hacen saliente en la superficie y otro profundo o central, delgado, que se continúa con las fibras del nervio olfativo.

c) células epiteliales. Forman la capa superficial y son primáticas, a citoplasma estriado con granos de pigmento y con platillo estriado en su polo apical.

sábado, 12 de marzo de 2011

Fosas nasales

Pares y simétricas, situadas a ambos lados del tabique nasal, comunican hacia delante por las ventanas de la nariz con el exterior y hacia atrás por las coanas con la nasofaringe. Tienen la forma de un conducto aplanado en sentido lateral con 4 caras:

A) cara inferior. Corresponde al paladar y al techo de la boca. Está formada adelante por la apófisis horizontal de! palatino.

B) cara superior. Está formada por los huesos propios de la nariz, la espina nasal del frontal, la lámina cribosa de! etmoides y el cuerpo de! esfenoides, cara anterior e inferior.

C) cara interna. Está formada por la lámina vertical del etmoides por arriba, el vómer por abajo y completada hacia adelante por el cartílago del tabique.

D) cara externa. Está constituida por el maxilar superior, unguis, etmoides, esfenoides, la porción vertical de! palatino y el cornete inferior. Es irregular y anfractuosa y presenta 3 salientes: los cornetes superior, medio e inferior. Los 2 primeros son parte de! etmoides, mientras que el inferior es un hueso propio.

Son láminas que por su borde superior se fijan en la pared externa, su borde inferior es libre en la cavidad de la fosa nasal, su cara interna mira al tabique y su cara externa limita con la cara externa de la fosa nasal, de la que emanan, depreciones o recesos, llamados meatos superior, medio e inferior. En el meato superior se abren una serie de orificios, 4 ó 6 que comunican con las células etmoidales, y un poco por detrás, el orificio que comunica con el seno esfenoidal.

En el meato medio se abre el orificio de comunicación con el seno maxilar y con el infundíbulo, que comunica a su vez con las células etmoidales anteriores y el seno frontal. Esta continuidad anatómica entre las fosas nasales y los distintos senos explica la propagación de los procesos inflamatorios.




miércoles, 9 de marzo de 2011

Nariz y fosas nasales

Las fosas nasales en número de 2, una derecha y otra izquierda, están situadas en pleno macizo facial, por delante de la faringe, entre los maxilares superiores, por encima de la boca, y por debajo de la parte anterior de la base del cráneo, y protegida por delante por la prominencia nasal o nariz.

Nariz
Es una prominencia triangular que ocupa la región nasal, entre las dos regiones genianas. Tiene dos caras laterales, una cara posterior y 3 bordes; su vértice corresponde al espacio interciliar; su base está dividida por el tabique nasal en 2 aberturas, las narinas.

CONSTITUCION ANATOMICA. Está formada yendo de la superficie a la profundidad por:

Piel. Con numerosas glándulas sebáceas descansando sobre una dermis, célulo-grasosa, que permite su deslizamiento.

Tejido muscular. En el espesor de esta dermis transcurren músculos cutáneos que la movilizan y que actúan como constructores o dilatadores: triangular, mirtiforme, elevador común del ala de la nariz y labio superior, etc.

Plano esquelético. Está formado de abajo hacia arriba y atrás, por los huesos propios de lo nariz, la rama ascendente del maxilar superior y el borde anterior de su apófisis palatina, Sus cartílagos son: el cartílago del tabique (que completa el tabique por debajo y delante del vómer y lámina perpendicular del etmoides), los cartílagos del ala de la nariz en forma de herradura limitando el orificio de las fosas nasales, los dos cartílagos laterales y un número variable de pequeños cartílagos accesorios.

Capa interna. En su parte más inferior está revestida por una invaginación ectodérmica con pelos y en el resto por un epitelio pluriestratificado plano sin capa córnea.