Entrada destacada

Anemia a la leucemia

Cuando otra enfermedad puede deteriorarse Sabía que la anemia puede transformarse en leucemia ? Más conocida como mielodisplasia, síndr...

Mostrando entradas con la etiqueta el ojo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta el ojo. Mostrar todas las entradas

miércoles, 22 de diciembre de 2010

El ojo

El OJO es el órgano de la visión. Los dos globos oculares protegidos dentro de cavidades óseas, llamadas órbitas y recubiertos por los párpados, las cejas y una película de lágrimas, están directamente conectados al cerebro por el nervio óptico. Cada ojo es movido gracias a seis músculos fijos alrededor del globo ocular. Los rayos de luz que entran al ojo a través de la pupila son enfocados por medio de la córnea y el cristalino, para formar una imagen en la retina.

La retina contiene millones de células fotosensibles llamadas bastones y conos, que convierten la imagen en un conjunto de estímulos o impulsos nerviosos, transmitidos hasta el cerebro por el nervio óptico. Toda la información proveniente de los dos nervios ópticos es procesada en el cerebro para producir una sola imagen coordinada.

lunes, 11 de enero de 2010

Epitelio pigmentario


El ojo - Epitelio pigmentario
Un ejemplo de la enorme importancia del epitelio pigmentario en la fisiología de la visión se pone de manifiesto por el siguiente hecho: la separación de la estrecha interacción entre los fotorreceptores y el epitelio pigmentario (desprendimiento de retina) determina, de mantenerse durante un cierto tiempo, la degeneración de los fotorreceptores y la consiguiente pérdida de visión en ese punto.

En la mayor parte de los casos es posible corregir esta alteración mediante procedimientos quirúrgicos. Sin embargo, cierto porcentaje de los casos (entre 7 y 10%) se complica por la proliferación descontrolada de las células circundantes, incluyendo las del epitelio pigmentario.

En esta situación patológica, además de proliferar, las células del epitelio pigmentario cambian su comportamiento biológico y comienzan a migrar y a invadir los distintos espacios oculares, constituyendo una entidad patológica conocida con el complicado nombre de vitreorretinopatia proliferativa. Si bien la cirugía también aquí es eficaz, la gran proporción de recidivas ha llevado a la búsqueda de tratamientos médicos coadyuvantes.

Las células del epitelio pigmentario provenientes de individuos adultos, al ser cultivadas, pierden muchas de las características que poseen en el órgano intacto y adquieren características presentes en la vitreorretinopatia proliferativa. De esta forma, el cultivo de dichas células constituye un notable sistema experimental para el estudio de diversos aspectos de su biología celular.

domingo, 27 de diciembre de 2009

Retina


El epitelio pigmentario de la retina
La pared posterior del globo ocular se encuentra tapizada por tejidos pigmentados que, entre otras funciones, cumplen la de constituir la cámara oscura del ojo. Uno de estos tejidos es el epitelio pigmentario de la retina, que se encuentra en estrecha relación con las estructuras fotosensibles del ojo. Este tejido desempeña numerosas funciones en la fisiología de la retina además de contribuir, gracias a la presencia de pigmento, a oscurecer el interior del globo ocular. El epitelio pigmentario de la retina es el objeto de estudio de nuestro laboratorio en el momento actual.

Entre las funciones de este tejido se encuentra la de sujetar los fotorreceptores a la pared posterior del globo ocular. La membrana apical del epitelio pigmentario presenta finas interdigitaciones con las células receptoras de luz,fotorreceptores. La falla de la adhesión entre ambos tipos celulares lleva al conocido desprendimiento de retina. Otra de las funciones del epitelio pigmentario consiste en la metabolización del pigmento fotosensible de los fotorreceptores de la retina, la rodopsina. También cumple un papel crítico en la nutrición de las capas más externas de la retina.

lunes, 21 de diciembre de 2009

Tejidos


Tejidos transparentes del ojo

A pesar de su diseño básicamente sencillo, la construcción del instrumento representado por el ojo humano requirió de millones de años de evolución. En ese largo camino, la naturaleza debió resolver una enorme cantidad de problemas biológicos. A modo de ejemplo, veamos algunos de ellos. Un primer problema es cómo lograr tejidos transparentes e incoloros al paso de la luz. Para ello, una de las medidas consistió en generar tejidos avasallares, es decir, que no están atravesados por vasos sanguíneos.

Casi todos los tejidos del organismo son vascularizados, están atravesados por vasos sanguíneos que transportan la sangre que los nutre. El pasaje de estos vasos y el color rojo de la sangre contribuyen a opacificar y dar color los tejidos.

En el caso del ojo, la nutrición de los tejidos transparentes se realiza por difusión a distancia de los componentes de la sangre. Para ello evolucionaron mecanismos fisiológicos muy complejos.