Entrada destacada

Síntomas de insolación

 #sol #insolación #quemadurasdesol #verano #protectorsolar ¿Alguna vez has visto a alguien que tenía marcas rojas en la piel despué...

Mostrando entradas con la etiqueta germenes. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta germenes. Mostrar todas las entradas

lunes, 1 de agosto de 2011

La piel como defensa del cuerpo humano


Nuestro cuerpo se halla totalmente envuelto por una verdadera coraza, que aunque es sutil, elástica y flexible, cumple muy bien su papel principal: proteger el cuerpo de los factores externos de cualquier género, como lesiones, frío, calor, etc., y formar una barrera infranqueable contra los gérmenes patógenos y sus toxinas.

La piel es, en realidad, un sistema defensivo externo, que aisla al organismo del medio ambiente que lo rodea. Es más dura y sólida en los puntos más expuestos a cualquier ofensa; las extremidades de los dedos, por ejemplo, sometidas a frecuentes choques, están protegidas por las uñas, formaciones duras producidas por la piel.

jueves, 28 de julio de 2011

Defensas del organismo


Uno se pincha un dedo, pongamos por ejemplo, con un clavo. Es una herida muy pequeña, poco más que un arañazo,, pero suficiente para que algunos microbios patógenos (productores de enfermedades) puedan penetrar en nuestro organismo. La amenaza es tremenda, porque las bacterias, multiplicándose con pasmosa velocidad, pueden, en pocas horas, invadir todo el organismo y llevarlo, en algunas desgraciadas ocasiones, a la muerte (como acontece por ejemplo con el bacilo del tétanos).

Pero en el interior del cuerpo suena la alarma y un admirable mecanismo de defensa entra en acción instantáneamente. Atraídos por la acción tóxica del microbio, millones y millones de glóbulos blancos (leucocitos ) acuden hacia la brecha por donde ha penetrado el enemigo. Insinuándose entre las células de los tejidos, inician la lucha contra las bacterias, englobándolas y destruyéndolas, mediante una verdadera digestión de las mismas.

Si la contraofensiva se inicia a tiempo y los gérmenes no son muy numerosos, ni demasiado virulentos, los leucocitos llegan a destruir totalmente al enemigo. En cambio, si los gérmenes resisten y llegan a multiplicarse activamente, destruyen a las células de los tejidos. En este caso, los glóbulos blancos deben destruir también las células muertas, que podrían resultar peligrosas.

En esta tremenda lucha, en la que se juega la salud o un grave daño para el organismo, muchos leucocitos mueren y se transforman en pus, pero nuevos contingentes acuden prestamente para luchar por todos los medios contra la invasión. En la mayoría de los casos, aquéllos logran bloquearla, vale decir la localizan en un punto (forúnculo), impidiendo su propagación a la sangre (septicemia).