Entrada destacada

Anemia a la leucemia

Cuando otra enfermedad puede deteriorarse Sabía que la anemia puede transformarse en leucemia ? Más conocida como mielodisplasia, síndr...

Mostrando entradas con la etiqueta bazo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta bazo. Mostrar todas las entradas

miércoles, 29 de febrero de 2012

Glóbulos blancos y góbulos rojos


Los glóbulos blancos son células con núcleo, notablemente más grandes que los glóbulos rojos y de forma redondeada. Son incoloros, granulosos y semitransparentes; en cada milímetro cúbico de sangre, se encuentran alrededor de 7.000 glóbulos blancos. Desempeñan una importantísima función en la defensa del organismo; destruyen los elementos extraños que llegan a la sangre, especialmente los gérmenes que pueden producir graves enfermedades.

Las plaquetas son corpúsculos pequeñísimos, de forma semejante a una pequeña placa o a un bastoncillo. Existen cerca de 200.000 en un cm.3 de sangre. Desempeñan un importante papel en la coagulación de la misma.


Los glóbulos rojos son producidos en forma continuada por la llamada médula roja de los huesos. Si se observa por ejemplo un hueso de buey, cortado en dos, se puede ver en su cavidad la médula roja, de aspecto esponjoso. Observándola al microscopio, se nota que entre las fibras de tejido conjuntivo, que forman la médula, se encuentran numerosas células, llamadas células de la médula ósea, que producen glóbulos rojos.

La función principal de éstos, como hemos dicho, es la de fijar el oxígeno del aire en los pulmones, pero esta función pueden realizarla durante un lapso de tres o cuatro semanas. Es entonces cuando entra en funciones el bazo; se encarga de retener y destruir los glóbulos rojos envejecidos. Durante esta tarea, el bazo efectúa un trabajo importantísimo: salva de la destrucción a la hemoglobina, la cual va a ser utilizada por el hígado para la elaboración de la bilis. El hierro, en cambio, vuelve a ser utilizado para la elaboración de nueva hemoglobina.

lunes, 6 de febrero de 2012

Bazo


Se considerará brevemente y en conjunto los caracteres anatómicos y funcionales del bazo, no sólo como órgano linfoide, sino como órgano de la cavidad abdominal.

Situación. Está situado en la región supramesocólica del abdomen, ocupando el compartimiento esplénico, en la logia subfrénica izquierda, por detrás del estómago y cubierto por el diafragma y la base del hemitórax izquierdo.

Forma. Es la de un ovoide con 3 caras: una externa, diafragmática, convexa y una interna dividida por una cresta longitudinal en 2 caras: una ántero-interna y otra pósterointerna, y dos polos: un polo superior e interno y otro inferior, romo, que mira hacia afuera y está en relación con el colon  (carilla cólica). Su eje es oblicuo hacia abajo, adelante y afuera.

Dimensión. Pesa alrededor de 200 gramos y mide 12x8x3 cm. Es de color rojo oscuro y se hace violáceo en el cadáver.

RELACIONES. Está alojado en el compartimiento esplénico, comprendido: arriba, por un plano que pasa por el quinto espacio intercostal, abajo: por el borde inferior del tórax, afuera: la pared del hemitórax y adentro: por un plano oblicuo que pasa por el mamelón. Este compartimiento está limitado por fuera, (en la concavidad interna del hemitórax) y arriba: por el diafragma, atrás: por el mismo diafragma del que lo separa el riñon izquierdo y la cápsula suprarrenal; y el ángulo izquierdo del colon abajo.

La cara ántero-interna, cóncava y en relación con el estómago, presenta cerca del borde interno una depresión, el hilio del bazo, ancho de 1 cm. por donde entran y salen la arteria y vena esplénico así como los nervios y linfáticos.

La cara póstero-interna, cóncava, está en relación con la cara anterior del polo superior del riñon izquierdo.

La cara externa está en relación con el diafragma y más allá de él con la pleura y el pulmón en el seno costo-diafragmático izquierdo. En la proyección superficial corresponde al espacio comprendido entre la novena y la once costilla.

jueves, 2 de febrero de 2012

ORGANOS LINFOIDES


Los órganos linfoides se pueden agrupar según el origen de sus células reticulares en linfo-conjuntivos, como el ganglio linfático y el bazo y en linfoepiteliales como el timo, el círculo amigdalino de Waldeyer, placas de Payer, amígdala íleocecal y anal.

En ellos el tejido linfoideo se dispone en forma de nodulos (folículos) o trabéculas y está constituido por un estroma reticular, en cuyo seno, se encuentran las células de la progenie linfocítica o sea linfoblastos y prolinfocitos, pequeños y grandes mononucleares y células plasmáticas.

miércoles, 11 de mayo de 2011

Más funciones del bazo


Fuera de esta función que mencionamos antes, el bazo cumple otras, también de gran importancia:

1) Interviene en la destrucción de las bacterias y partículas extrañas al organismo.
2) Produce glóbulos blancos.
3) En caso de enfermedades graves, cuando el organismo necesita la renovación de sus glóbulos rojos, se hace incluso productor de éstos para satisfacer tal demanda.

En suma, así como actúa en la destrucción de los glóbulos rojos, que ya no realizan sus funciones, el bazo es también capaz de producir otros nuevos. Debido a ello, el bazo puede ser llamado tanto un órgano hematolítico (del griego "aima", sangre y "luein", destrucción) como hematopolético (del griego "aima", sangre, y "poiein", producir).

lunes, 9 de mayo de 2011

El bazo y la sangre



Algunos estudiosos sostienen que el bazo influye también sobre el crecimiento; han podido demostrar que algunos perros, a los cuales se les había extirpado el bazo, crecían mucho más lentamente. No obstante las importantes funciones que cumple, el bazo no es un órgano indispensable para la vida; en efecto, en los casos en que se hizo necesaria su extirpación, otros órganos del cuerpo han sido capaces de efectuar sus funciones y la vida se ha desarrollado normalmente.

Como el bazo influye sobre la sangre y la circulación sanguínea, es necesario, primero, que nos detengamos a hablar algo sobre la composición de la misma. A simple vista, puede parecer que nuestra sangre es solamente una sustancia líquida, pero al microscopio se reconoce en ella la presencia de un número extraordinario de corpúsculos sólidos.

La sangre esufltermada por una parte líquida llamada plasma. en la cual se encuentran los elementos sólidos (glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas). Los glóbulos rojos son células que ofrecen la particularidad de no poseer núcleo; tienen una forma redondeada y, por otra parte, se agrupan en pequeñas cantidades que recuerdan una pila de monedas.

En los cinco litros de sangre de un hombre normal, existen cerca de 25.000 millones de glóbulos rojos. En estos se encuentra una sustancia nitrogenada que contiene hierro, llamada hemoglobina, la cual le da a los glóbulos su color rojo.

Su misión es de capital importancia: fija el oxígeno, con el cual se pone en contacto en los pulmones, durante la respiración, para después cederlo a todos los tejidos del cuerpo.