Entrada destacada

Anemia a la leucemia

Cuando otra enfermedad puede deteriorarse Sabía que la anemia puede transformarse en leucemia ? Más conocida como mielodisplasia, síndr...

Mostrando entradas con la etiqueta plaquetas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta plaquetas. Mostrar todas las entradas

lunes, 8 de julio de 2013

Sangre


El tejido conjuntival sangre en la naturaleza y se compone de células plasmáticas y la sangre, es decir, dos fases. Es esencial para el mantenimiento de la vida, que transporta nutrientes, oxígeno, neurotransmisores, hormonas y las inmunoglobulinas, y las sustancias tóxicas que ser eliminado, y también tiene papeles relacionados con la defensa inmune y la coagulación. Un adulto tiene en su cuerpo, a unos cinco litros de sangre (1/12 del peso de su cuerpo).

El plasma de color amarillento, contiene: 92% de agua, 7% de proteína albúmina, globulina y fibrinógeno, y 1% de glucosa, lípidos, enzimas, vitaminas y hormonas. Estas proteínas son responsables de ayudar a la regulación osmótica, reacciones del sistema inmune y la coagulación de la sangre, respectivamente. El plasma realiza intercambio de materiales con el fluido intracelular de las células de la sangre y también el fluido intersticial.

Las células sanguíneas se originan en el tejido reticular o eritrocitos hematopoyéticas y las que están en cantidades más grandes. Éstos, también conocido como eritrocitos o células rojas de la sangre tienen formato bicóncava disco y presente en nuestra especie sin núcleos - y por lo tanto sin ADN. Bienvenido transportar oxígeno desde los pulmones a los tejidos del cuerpo, y dióxido de carbono. La hemoglobina presente en estas células dan la sangre su color característico.

Los leucocitos, o células blancas de la sangre, ya tienen núcleo, y tienen un tamaño mucho mayor que el de los eritrocitos. Son los responsables del ataque y destruir invasores. Se pueden presentar con o sin granos. Hay cinco tipos de leucocitos: neutrófilos, eosinófilos y basófilos (granulocitos) y de linfocitos y monocitos (agranulocitos).

Finalmente, las plaquetas (trombocitos o) consisten en partículas pequeñas de fragmentos de células llamadas megacariocitos, derivadas de la médula ósea y el bazo. Ellos también son responsables de la coagulación de la sangre.

viernes, 28 de junio de 2013

Las plaquetas


Las plaquetas representan uno fragmentos de células, también llamadas trombocitos en la sangre de los mamíferos, que se originó a partir de células de médula ósea (megacariocitos).

La función principal de las plaquetas se relaciona con la formación de coágulos, ayudar indirectamente a la defensa del cuerpo. En la región de una lesión, la liberación de las plaquetas enzima quinasa de tromboplastina, que inicia la coagulación. Su acción en el cuerpo varía de 9 a 10 días, después de este período se recoge y se dirige al bazo, donde se degeneran.

En un organismo normal, los niveles de concentración en sangre para este elemento, por lo general varía entre 150.000 y 400.000 plaquetas por mm ³ de sangre, aproximadamente el 1% del volumen de sangre.

El metabolismo irregular (disminución o disfunción) en la síntesis de las plaquetas puede resultar en hemorragia en la misma forma que su alta concentración por encima del nivel aceptable puede causar trombosis.

miércoles, 29 de febrero de 2012

Glóbulos blancos y góbulos rojos


Los glóbulos blancos son células con núcleo, notablemente más grandes que los glóbulos rojos y de forma redondeada. Son incoloros, granulosos y semitransparentes; en cada milímetro cúbico de sangre, se encuentran alrededor de 7.000 glóbulos blancos. Desempeñan una importantísima función en la defensa del organismo; destruyen los elementos extraños que llegan a la sangre, especialmente los gérmenes que pueden producir graves enfermedades.

Las plaquetas son corpúsculos pequeñísimos, de forma semejante a una pequeña placa o a un bastoncillo. Existen cerca de 200.000 en un cm.3 de sangre. Desempeñan un importante papel en la coagulación de la misma.


Los glóbulos rojos son producidos en forma continuada por la llamada médula roja de los huesos. Si se observa por ejemplo un hueso de buey, cortado en dos, se puede ver en su cavidad la médula roja, de aspecto esponjoso. Observándola al microscopio, se nota que entre las fibras de tejido conjuntivo, que forman la médula, se encuentran numerosas células, llamadas células de la médula ósea, que producen glóbulos rojos.

La función principal de éstos, como hemos dicho, es la de fijar el oxígeno del aire en los pulmones, pero esta función pueden realizarla durante un lapso de tres o cuatro semanas. Es entonces cuando entra en funciones el bazo; se encarga de retener y destruir los glóbulos rojos envejecidos. Durante esta tarea, el bazo efectúa un trabajo importantísimo: salva de la destrucción a la hemoglobina, la cual va a ser utilizada por el hígado para la elaboración de la bilis. El hierro, en cambio, vuelve a ser utilizado para la elaboración de nueva hemoglobina.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Etapas del proceso de coagulación


Primera etapa. Actividad de tromboplastína. En las circunstancias en que ha de producirse una coagulación aparece une condición nueva resultante de la interacción de una serie de factores por el cual el plasma adquiere lo que se llama une actividad de tromboplastina. Estos factores son de origen celular y plasmático. 

De origen celular es la tromboplastinogenasa liberada al destruirse las plaquetas. De origen plasmático un mosaico de factores, todavía no bien estudiados, que comprender entre otros: la globulina antihemofílica o tromboplastinógeno, el factor Christmas o componente tromboplastina del plasma  el factor PTA o antecedente tromboplastina del plasma.

Segunda etapa. Esta actividad de tromboplastina en presencia de ión Ca actúe sobre la protrombina transformándola en trombina. Por otra parte en los tejidos como riñon, cerebro, etc., se encuentra una tromboplastina tisural con una parecida actividad de tromboplastina.

Este proceso es acelerado por la acción de otras sustancias entre las cuales se encuentran convertinas y acelerinas.

Tercera etapa. La trombina formada actúa sobre el fibrinógeno y lo transforma en fibrina.

Cuarta etapa. Retracción del coágulo para lo que también es necesario la presencia de plaquetas ya que en ausencia de ellas el coágulo es irretráctil.

Se describirán proximamente algunas de las sustancias que intervienen en este proceso.

sábado, 12 de noviembre de 2011

Mecanismo de la coagulación

Diferentes teorías físicas, físico-químicas y enzimáticas han explicado este fenómeno. Para la teoría clásica "las plaquetas actuando junto con el Ca forman un fermento que activa la protrombina. La trombina, resultante actúa como enzima que activa el fibrinógeno para formar fibrina".

Antes de la coagulación existe en la sangre el Ca, la protrombina y el fibrinógeno. Durante ella aparecen la trombina y la fibrina.

Actualmente el proceso de la coagulación se escalona en 3 etapas.

viernes, 4 de noviembre de 2011

PLAQUETAS O TROMBOCITOS


PLAQUETAS O TROMBOCITOS

Son los elementos más pequeños, unas tres mieras de diámetro, en número de 300.000 por milímetro cúbico, algo refrigentes, esféricas o alargadas.

Presentan un citoplasma homogéneamente azul claro en el que se ven granos azurófiios que pueden condensarse simulando formas nucleares.

Se ha identificado en su protoplasma un 6O % de proteinas y un 15 % de lipoides.

Su propiedad más característica es la facilidad con que se reúnen en grupos: aglutinación.
Se las encuentra en la luz de los vasos sanguíneos pero además entre las células del bazo y de los capilares del hígado y pulmón. Intervienen en la coagulación de la sangre y en la retracción del coágulo.

La coagulación de la sangre se alarga por disminución del número de plaquetas y se acelera por adición de plaquetas o de sus extractos.

Intervienen en la transformación de la protrombina en trombina por liberación de una sustancia llamada la tromboplastinogenasa.

Se tratará a continuación una serie de propiedades o características propias de la sangre que atañen al plasma o a ios glóbulos o a ambos a la vez.

viernes, 15 de enero de 2010

Plaquetas


Las plaquetas en la sangre
Las plaquetas son más numerosas que los leucocitos, pero menos que los glóbulos rojos, encontrándose unas 245.000 en mm cúbico, es decir, que por cada 20 hematíes hay una plaqueta; generalmente tienen forma discoidea u oval, y el diámetro de tres a cinco mieras; no poseen núcleo ni hemoglobina, siendo transparentes e incoloras.


La propiedad más interesante de estas células muertas, es la de deformarse en cuanto salen de los vasos y atraerse entre sí formando grupos de varia dimensión que se llaman zoogleas de plaquetas. La función de las plaquetas es impedir que la sangre salga de los vasos, pues en cuanto uno de éstos sufre una pequeña herida, las plaquetas se agrupan en gran número en el punto lesionado y originan un tapón que impide la hemorragia hasta que las células del tejido vuelven a regenerarse. De su origen en el adulto nada se sabe, creyendo algunos que se forman en el bazo.