Entrada destacada

Anemia a la leucemia

Cuando otra enfermedad puede deteriorarse Sabía que la anemia puede transformarse en leucemia ? Más conocida como mielodisplasia, síndr...

Mostrando entradas con la etiqueta globulos rojos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta globulos rojos. Mostrar todas las entradas

miércoles, 29 de febrero de 2012

Glóbulos blancos y góbulos rojos


Los glóbulos blancos son células con núcleo, notablemente más grandes que los glóbulos rojos y de forma redondeada. Son incoloros, granulosos y semitransparentes; en cada milímetro cúbico de sangre, se encuentran alrededor de 7.000 glóbulos blancos. Desempeñan una importantísima función en la defensa del organismo; destruyen los elementos extraños que llegan a la sangre, especialmente los gérmenes que pueden producir graves enfermedades.

Las plaquetas son corpúsculos pequeñísimos, de forma semejante a una pequeña placa o a un bastoncillo. Existen cerca de 200.000 en un cm.3 de sangre. Desempeñan un importante papel en la coagulación de la misma.


Los glóbulos rojos son producidos en forma continuada por la llamada médula roja de los huesos. Si se observa por ejemplo un hueso de buey, cortado en dos, se puede ver en su cavidad la médula roja, de aspecto esponjoso. Observándola al microscopio, se nota que entre las fibras de tejido conjuntivo, que forman la médula, se encuentran numerosas células, llamadas células de la médula ósea, que producen glóbulos rojos.

La función principal de éstos, como hemos dicho, es la de fijar el oxígeno del aire en los pulmones, pero esta función pueden realizarla durante un lapso de tres o cuatro semanas. Es entonces cuando entra en funciones el bazo; se encarga de retener y destruir los glóbulos rojos envejecidos. Durante esta tarea, el bazo efectúa un trabajo importantísimo: salva de la destrucción a la hemoglobina, la cual va a ser utilizada por el hígado para la elaboración de la bilis. El hierro, en cambio, vuelve a ser utilizado para la elaboración de nueva hemoglobina.

martes, 24 de enero de 2012

ORGANOS MIELOIDES, Médula ósea


En la médula ósea, se originan las células mieloides de la sangre a saber: los glóbulos rojos, los glóbulos blancos de la serie polinuclear o granulocítica y las plaquetas.


Está constituida por los tejidos cualquiera que sean, que ocupan las cavidades de los huesos (lagunas de cartílago en la pre-osificación, canales medulares, aréolas del hueso reticular y alvéolos del hueso esponjoso, lagunas del díploe y de Howsip). En el curso de la vida y en los distintos huesos esta médula adopta diferentes formas. No hay una médula ósea sino que hay una médula roja, una médula amarilla y una médula gris derivada una de otras por modificación de la constitución histológica particular.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Factor Rh


Ajustada la transfusión sanguínea a las reglas del sistema A. B. 0. entró en la práctica médica usual. Muchas transfusiones se hicieron sin accidentes pero, con el aumento del número, llegó un momento en que se producían accidentes transfusionales, entre grupos compatibles de acuerdo al sistema A-B-0. A esos fenómenos de aglutinación se les llamó isoaglutinación, o intragrupo.

Esa isoaglutinación apareció siempre en 2 circunstancias clínicas: primero en enfermos que habían recibido previamente numerosas transfusiones, y segundo a veces en la primera transfusión pero en madres que habían tenido numerosos embarazos, que se habían interrumpido antes del término por muerte fetal, o que llegados a término nacía un niño enfermo que frecuentemente moría. Una vez más los métodos y la técnico del estudio de los grupos sanguíneos dilucidó el problema.

a) Probado el suero de esas personas (que habían hecho accidentes transfusionales) con glóbulos de su mismo grupo del sistema A-B-O, se encontró que en el 85 % de los casos producía una aglutinación, que por supuesto, no ero imputable al sistema A-B-0, es decir que en su plasma había aparecido une nueva aglutinina desconocida.

b) Los glóbulos de esas mismas 85 personas en 100, eran también aglutinadas por un suero de conejo, preparado por inyecciones sucesivas de glóbulos rojos de Macacus Rhesus, y que por lo tanto, la aglutinina aparecida en el plasma de las personas que hacían accidentes transfusionales, era igual a la aglutinina anti-Rhesus que estaba presente en el suero de conejo inmunizado.


De estas experiencias se deduce, que además de los aglutinógenos A y B e independientemente de ellos, el 85 % de las personas tiene en sus glóbulos otro aglutinógeno llamado Rh. Esas personas pertenecen al grupo Rh positivo y el 15 % restante son Rh negativos.

En la especie humana no existe normalmente la aglutinina anti Rh.


La primera circunstancia clínica se explica porque una persona Rh negativa transfundida con sangre Rh positiva de su mismo sistema A-B-0 repetidas veces, hará un fenómeno de inmunidad, apareciendo en su suero aglutininas anti Rh, que en una transfusión dada, aglutinarán los glóbulos Rh positivos del dador con el consiguiente accidente.

La segunda circunstancia clínica se explica porque el factor Rh positivo se trasmite por herencia como carácter mendeliano dominante frente a su ausencia.

martes, 18 de octubre de 2011

Forma y tamaño de los glóbulos blancos

Son en general de forma esférica en la sangre circulante, fuera de los vasos tienen forma variada y muchos poseen amiboismo. Su tamaño oscila entre ó mieras para los pequeños linfocitos y 14 a 18 mieras para los polinucleares y grandes mononucleares.

Número. Su numeración se hace usando pipeta de dilución 1 en 20 y utilizando como diluyente el ácido acético al 1 % que destruye los glóbulos rojos. Se cuentan los leucocitos en 1 milímetro cuadrado de la cámara, sean 35 que multiplicado por 10 ya que la altura de la cámara es 0,1 mm. y luego por 20 que es la dilución nos da 7.000, que es la cifra aproximadamente normal, con variaciones entre ó.000 y 8.000 en el adulto. El niño recién nacido y lactantes tienen alrededor de 15.000 a 20.000 leucocitos. Los aumentos se llaman lecocitosis y las disminuciones leucopenia.   

domingo, 16 de octubre de 2011

GLOBULOS BLANCOS

En las preparaciones en fresco, se observa junto con los glóbulos rojos otros elementos, los leucocitos, que se reconocen por su mayor diámetro, por ei citoplasma incoloro y por la presencia de uno o más lóbulos nucleares.

Para estudiar la citología; sanguínea se practican "frottis" que son extensiones de sangre en capa muy delgada sobre el porta objeto y sobre el que se efectúan distintas coloraciones. Las más usadas son las de Wrigth y la de May - Grünwald - Giemsa. Esta se practica en tres tiempos:

1 ) período de fijación. Se cubre el frottis "con colorante de May-Grünwald (eosina y azul de metileno en alcohol metílico) durante tres minutos.

2) Período de coloración. Se diluye con agua destilada al medio dejando actuar 2 minutos. Se escurre y lava con agua.

3) Coloración de contraste. Se cubre el preparado con colorante de Giemsa (azureosina azul de metileno) diluido a razón de 3 gotas por ce. de agua durante 20 a 25 minutos.

En estas condiciones se aprecian los caracteres tintoriales del núcleo y las distintas granulaciones lo que permite hacer la clasificación de los glóbulos blancos o leucocitos.

viernes, 14 de octubre de 2011

Biología del hematíe


Como veremos los glóbulos se forman en los órganos hematopoyéticos particularmente en ia médula ósea. Su vida ha sido calculada en 30 a 40 días de duración y su destrucción se hace en el S. R. E. sobre todo del bazo e hígado. El destino ulterior de esta hemoglobina ha sido estudiado a propósito de la biogénesis.

Aminoácidos y proteínas. Numerosos aminoácidos corno la prolina, ácido glutámico, metionina, usina, leucina, alanina, etc., se han manifestado eficaces en la producción de glóbulos rojos. Los animales de experiencia carenciados de prote'nas padecen anemias que mejoran por su administración.

Hierro. Es un componente fundamental de la hemoglobina 57 % del Fe total. Se le encuentra también en depósitos (20%), en distintas fuente (16%) y en la mio-hemogiobina muscular (7%).

El Fe se ingiere con los alimentos y es ionizado por el HCI, haciendo posible su absorción al nivel del duodeno. Pasa al plasma sanguíneo y se fija (función ferropéxica) en el hígado, bazo y otros órganos de donde es utilizado para la síntesis de la hemoglobina.

Se ha encontrado el Fe radioactivo en los hematíes 4 horas después de su ingestión y es utilizado en la síntesis de la hemoglobina en ei plazo de 4 a 7 días. Se elimina en pequeña cantidad por la orina y bilis.

Cobre. En algunas especies e! pigmento transportador ce C: es la hemocianina.
Parece tener cierta influencia en la síntesis de ia hemoglobina y su carencia produce  una anemia hipocrómica.

Cobalto, níquel y manganeso. Del mismo modo a estos melóles se les adjudica acción en la eritropoyesis.

Vitaminas B. Se acepta que la piridoxina, el ácido nicotínico, la riboflavina, el ácido fólico, el ácido pantofénico y la biotina intervienen en la formación de los glóbulos rojos y sus carencias se traducen por anemias.

Principio  antianémico  y  vitamina  B 12.
La maduración normal de los eritrocitos exige la presencia  de este factor de Castle constituido por un facror extrínseco existente en la carne, leche y huevos y un factor intrínseco presente en la mucosa gastroduodenal.

lunes, 10 de octubre de 2011

Combinaciones de la hemoglobina, oxihemoglobina


Oxihemoglobina. La hemoglobina se combina fisiológicamente con el O2 con el cual tiene una gran afinidad siendo esta combinación reversible y dependiente de ia tensión del O del medio, encontrándose entonces bajo 2 formas: Hb H y Hb O2. Aparece así como un pigmento respiratorio fundamental, que será el encargado del transporte deí O, en el medio sanguíneo, desde el capilar pulmonar a los capilares tisurales.

La Hb tiene un P.M. de 65.600 y contiene 4 átomos de Fe. Cada uno de ellos puede fijar una molécula de O2, es decir que 65.600 gramos de Hb fijan 4 x 22,412 litros de O2, y 1 gramo de Hb, 1.36 ce. Como en 100 ce. de sangre hay 16 gramos de Hb, estos fijarían 16 x 1,36 ce de O2 — 21,76. Esta es la saturación máxima de oxígeno de la Hb para una tensión de O2 de 150 mm. dé Hg. Como la presión parcial de O2 existente en el alvéolo es de 100 mm. de Hg., el porcentaje real de saturación de la Hb es de 97.

miércoles, 11 de mayo de 2011

Más funciones del bazo


Fuera de esta función que mencionamos antes, el bazo cumple otras, también de gran importancia:

1) Interviene en la destrucción de las bacterias y partículas extrañas al organismo.
2) Produce glóbulos blancos.
3) En caso de enfermedades graves, cuando el organismo necesita la renovación de sus glóbulos rojos, se hace incluso productor de éstos para satisfacer tal demanda.

En suma, así como actúa en la destrucción de los glóbulos rojos, que ya no realizan sus funciones, el bazo es también capaz de producir otros nuevos. Debido a ello, el bazo puede ser llamado tanto un órgano hematolítico (del griego "aima", sangre y "luein", destrucción) como hematopolético (del griego "aima", sangre, y "poiein", producir).

lunes, 9 de mayo de 2011

El bazo y la sangre



Algunos estudiosos sostienen que el bazo influye también sobre el crecimiento; han podido demostrar que algunos perros, a los cuales se les había extirpado el bazo, crecían mucho más lentamente. No obstante las importantes funciones que cumple, el bazo no es un órgano indispensable para la vida; en efecto, en los casos en que se hizo necesaria su extirpación, otros órganos del cuerpo han sido capaces de efectuar sus funciones y la vida se ha desarrollado normalmente.

Como el bazo influye sobre la sangre y la circulación sanguínea, es necesario, primero, que nos detengamos a hablar algo sobre la composición de la misma. A simple vista, puede parecer que nuestra sangre es solamente una sustancia líquida, pero al microscopio se reconoce en ella la presencia de un número extraordinario de corpúsculos sólidos.

La sangre esufltermada por una parte líquida llamada plasma. en la cual se encuentran los elementos sólidos (glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas). Los glóbulos rojos son células que ofrecen la particularidad de no poseer núcleo; tienen una forma redondeada y, por otra parte, se agrupan en pequeñas cantidades que recuerdan una pila de monedas.

En los cinco litros de sangre de un hombre normal, existen cerca de 25.000 millones de glóbulos rojos. En estos se encuentra una sustancia nitrogenada que contiene hierro, llamada hemoglobina, la cual le da a los glóbulos su color rojo.

Su misión es de capital importancia: fija el oxígeno, con el cual se pone en contacto en los pulmones, durante la respiración, para después cederlo a todos los tejidos del cuerpo.

jueves, 10 de marzo de 2011

Forma y estructura de los glóbulos rojos



El estudio microscópico del conjunto de las células aglomeradas lo muestran constituido por 3 clases de elementos distintos: glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.


Forma y estructura de los glóbulos rojos

Los eritrocitos en fresco se presentan como discos de unas 7 mieras de diámetro, bicóncavos, de color rojo con una zona periférica más coloreada y una zona central clara. Están formados por una membrana celular constituida por capas lipoprofeicas de elevada viscocidad y por un estroma en el seno del cual se encuentra la hemoglobina, pigmento fundamental que la da su color característico, careciendo de núcleo. Son flexibles y elásticos. Su superficie es del orden de ias 140 mieras cuadradas y la superficie de toda la masa de glóbulos rojos es 2000 veces mayor que la superficie corporal.

NUMERO

Se encuentra entre 4,5 y 5 millones por mm. cúbico. El recuento se hace obteniendo diluciones con líquido de Hayem del orden de 1 en 200 y luego contando ios eritrocitos en cámaras cuenta alóbulos especiales que están divididas en pequeños cuadrados de 1/20 mm. de lado y una superficie de 1/400. Supongamos que en 80 de esos cuadrados, con una superficie de 80/400 hemos contado 500 hematíes.

En los 400/400 habrán 2500 y como la altura de la cámara es de 1/10 mm, en el mm cúbico de la dilución empleada habrán 25.000. Como esa dilución está 1 en 200; 25.000 X 200 es igual a 5.000.000 por mm cúbico. Como se ve bastará agregar 4 ceros a los glóbulos contados en 80/400 para tener el número de rojos por mm. cúbico.

La disminución del número de glóbulos se llama anemia y su aumento poligiobulia.



VOLUMEN GLOBULAR MEDIO. El V.G.M. es el volumen medio de un eritrocito. Se calcula multiplicando el valor del hema-tocrito por 100 y dividiendo todo esto por las 2 primeras cifras del número de hematíes. Por ejemplo: hematocrito 45 %, glóbulos rojos 5.400.000; 45 x 100/54 — 83 mieras cúbicas. Los valores normales están comprendidos entre 85 y 90. Los aumentos se llaman macrocitosis y las disminuciones microcitosis.

Composición química del hematíe

Está formado por agua (64%), y sustancias secas (36 %). De esas sustancias el 80 ó 90 % es hemoglobina. Contiene además aminoácidos: arginina, usina, metionina, etc. La fracción lípida incluye colesterol y sus esteres, glicéridos y fosfolípidos. Entre los glúcidos tenemos la glucosa. Como sustancias inorgánicas cloruros, sulfatas y fosfatos sobre todo de k.


domingo, 10 de enero de 2010

Hematies


Hematíes o glóbulos rojos

En el hombre son pequeños, 7 a 8 mieras de diámetro, y su forma es la de una lente discoidal y bicóncava: esta doble depresión del centro es debida a la ausencia del núcleo, por cuya causa deben considerarse como verdaderas células muertas. La forma típica descrita cambia cuando se ponen en contacto con el aire.

Se podrá juzgar del enorme número que contiene la totalidad de la sangre, cuando se sepa que en un milímetro cúbico hay de cuatro y medio a cinco millones en un hombre normal, bajando a tres o cuatro millones y menos en los individuos que padecen una de las enfermedades, la enfermedad llamada anemia.


La misión de los glóbulos rojos en el organismo es llevar el oxígeno del aire desde el interior de los pulmones a todos los lugares del cuerpo. Continuamente se están destruyendo, y los lugares donde se verifica la formación de otros nuevos, está fuera de duda, gracias a las observaciones de numerosos autores.