Entrada destacada

Anemia a la leucemia

Cuando otra enfermedad puede deteriorarse Sabía que la anemia puede transformarse en leucemia ? Más conocida como mielodisplasia, síndr...

Mostrando entradas con la etiqueta faringe. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta faringe. Mostrar todas las entradas

domingo, 14 de julio de 2013

Sistema Digestivo


Los órganos del sistema digestivo para proporcionar la ingesta de nutrición y que comen, lo que le permite hacerse para absorber los nutrientes, la eliminación de partículas no utilizadas por el cuerpo como la celulosa.

Así que no es la digestión, el alimento debe someterse a cambios físicos y químicos en todo este proceso, iniciado en la boca.

Boca

La mayoría de los mamíferos mastican la comida antes de que pase a través de la faringe. Este acto permite su reducción, humidificación, y en algunos casos, el contacto con las enzimas digestivas presentes en la saliva (amilasa y ptialina), que son responsables de la transformación de glucógeno y almidón en maltosa. En esta fase de la digestión, la lengua tiene un papel importante: además de ayudar en la reducción y la dilución de los alimentos, permite la captura de sabores, la estimulación de la producción de saliva. Las sales presentes en este último neutralizan la acidez del alimento como sea posible.

Faringe - Esófago

Después de masticar, el bolo pasa a través de la faringe y se dirige hacia el esófago. Hay peristaltismo permite la torta a ser dirigida al estómago. Este proceso mecánico permite, además de esta función, se mezcla con los jugos digestivos. Algunas aves poseen este órgano una región conocida popularmente como chat, donde se almacenan y se suavizó.

Estómago
En el estómago, los jugos gástricos - rico en ácido clorhídrico, pepsina, lipasa y renina - fragmentos y las proteínas de los alimentos desnaturaliza, y actúa sobre algunos lípidos, promueve la absorción del calcio y el hierro, y mata las bacterias. Este cuerpo, delimitado por el esfínter cardias entre el esófago y, y el esfínter pilórico entre el intestino permite que la torta a ser retenido en él sin la aparición de reflujo. Durante aproximadamente tres horas, el agua y los minerales son absorbidos en esta cavidad. El restante, que ahora se llama "campana", pasa al intestino delgado.

Intestino delgado

En el intestino delgado es la mayor parte de la digestión y la absorción que se tragó. Este cuerpo se entiende por el duodeno, el yeyuno y el íleon, y el proceso comienza en esta primera parte. Allí, con la ayuda de jugo intestinal, las proteínas se transforman en aminoácidos y disacáridos maltosa y algunos se digieren usando las enzimas tales como la enteroquinasa, peptidasa y carbohidrasa.

En el duodeno allí, también, el jugo pancreático, la cual es liberada desde el páncreas a través del canal de Wirsung. Esto tiene bicarbonato de sodio, tripsina, quimotripsina, lipasa pancreática y amilopsina en su constitución, lo que permite que neutraliza la acidez del quimo, las proteínas se transforman en oligopéptidos, dando como resultado los lípidos en ácidos grasos y glicerol, los hidratos de carbono se reducen maltosa y ADN y el ARN se digiere. La bilis producida en el hígado, descomposición de la grasa para las lipasas pancreáticas realizar su función de manera más eficiente.

La digestión termina en la segunda y tercera porción del intestino delgado por la acción del jugo intestinal. Sus enzimas: maltasa, sacarasa, la lactasa, aminopeptidasas, dipeptidasas, tripeptidases, nucleosidades y nucleotidasas; permiten moléculas para reducir los nutrientes y estos son absorbidos y se liberan en la sangre con la ayuda de las vellosidades en el intestino. La comida se sustituye por aspecto acuosa, blanquecina, y se llama ahora la libra.

Intestino grueso

La libra se dirige al intestino grueso. Esta dividido en apéndice, colon y recto, absorbe agua y sales minerales y dirige la parte que no se digiere la libra hasta el recto, por lo que se elimina en las heces. La flora intestinal permiten la producción de vitaminas tales como vitamina B12 y K.

viernes, 1 de febrero de 2013

La región branquial


Los arcos branquiales o faríngeos y viscerales Pouches.-En las paredes laterales de la parte anterior del intestino tanto y cinco bolsas faríngeas aparecer, cada una de las cuatro bolsas superiores se prolonga en un dorsal y un divertículo ventral. Durante estas bolsas muescas correspondientes del ectodermo ocurrir, formando lo que se conoce como las ranuras branquiales faríngeas o exterior. El mesodermo intermedio se presiona un lado y el ectodermo viene durante un tiempo en contacto con el revestimiento de la parte delantera entodermal-intestino, y las dos capas se unen a lo largo de los pisos de las ranuras para formar las membranas delgadas de cierre entre la proa intestino y el exterior. Más tarde, el mesodermo penetra de nuevo entre el endodermo y el ectodermo.

En Gill animales portadores de las membranas de cierre desaparecer, y las ranuras convertido hendiduras completas, las hendiduras branquiales-, la apertura de la faringe en el exterior; perforación, sin embargo, no se produce en aves o mamíferos. Las ranuras separar una serie de barras redondas o arcos, los arcos branquiales o visceral, en los que el engrosamiento del mesodermo lleva a cabo.

Los extremos dorsales de estos arcos están unidos a los lados de la cabeza, mientras que las extremidades ventrales en última instancia, se reúnen en la línea media del cuello. En total, seis arcos hacen su aparición, pero de estos sólo los cuatro primeros son visibles externamente. El primer arco da nombre a la mandíbula, y el segundo el hioides, los demás no tienen nombres distintivos. En cada arco una barra cartilaginosa, que consta de dos mitades, derecha e izquierda, se desarrolla, y con cada uno de éstos se encuentra uno de los arcos aórticos primitivos.

El arco mandibular se encuentra entre el primer surco branquial y el estomodeo, desde que se desarrolló el labio inferior, la mandíbula, los músculos de la masticación, y la parte anterior de la lengua. Su barra cartilaginosa está formada por los llamados cartílagos de Meckel (derecha e izquierda) (Fig. 43); por encima de este yunque se desarrolla. El extremo dorsal de cada cartílago se conecta con el adaptador de oído de cápsula y se osifica para formar el martillo; los extremos ventrales se conocen en la región de la sínfisis mentoniana, y son generalmente considerados como experimentando osificación para formar la parte de la mandíbula que contiene los dientes incisivos.

La parte intermedia del cartílago desaparece; la parte inmediatamente adyacente al martillo es sustituido por una membrana fibrosa, que constituye el ligamento esfeno-mandibular, mientras que desde el tejido conectivo que cubre el resto del cartílago, la mayor parte de la mandíbula se osifica.

Desde los extremos dorsales del arco mandibular un proceso triangular, el proceso maxilar, crece hacia adelante en ambos lados y forma la parte lateral de la mejilla y el labio superior. El segundo arco o hioides ayuda a formar el lado y la parte delantera del cuello. Desde su cartílago se desarrolló el proceso estiloides, ligamento estilohioideo, y menor cornu del hueso hioides.

Las etapas surge probablemente en la parte superior de este arco. El cartílago del tercer arco da origen al cuerno mayor del hueso hioides. Los extremos ventrales de los arcos segundo y tercero se unen con las del lado opuesto, y formar una banda transversal, de la que el cuerpo del hueso hioides y la parte posterior de la lengua se desarrollan.

Las porciones ventrales de los cartílagos de los arcos cuarto y quinto se unen para formar el cartílago tiroides, de los cartílagos del sexto arco del cricoides y aritenoides cartílagos y los cartílagos de la tráquea se desarrollan. Los arcos mandibulares y hioides crecer más rápidamente que los de atrás, con el resultado de que este último convertido, en cierta medida, telescópicamente dentro de la primera, y una depresión profunda, el seno cervical, está formada en cada lado del cuello. El seno maxilar está limitado por delante por el arco hioideo, y detrás de la pared torácica, sino que es en última instancia borrada por la fusión de sus paredes.

martes, 28 de junio de 2011

El aparato respiratorio: nariz, faringe, laringe y traquea


EL APARATO RESPIRATORIO es un conjunto de órganos cuya misión consiste en introducir el aire en el organismo y efectuar los intercambios gaseosos: el paso del oxigeno del aire a la sangre, y del anhídrido carbónico en sentido inverso.

La NARIZ es un conducto de entrada del aire en las vías respiratorias. En los vocablos que se refieren a la nariz, se encuentra con frecuencia la raíz "riño" (rinitis, otorrinolaringología, etc.). Riño deriva de la palabra griega "rin", que significa, precisamente, nariz.

Un tabique, en parte óseo y en parte cartilaginoso, divide la nariz en dos mitades, cada una de las cuales está subdividida por tres repliegues en otros tantos conductos denominados meatos. El objeto de los repliegues, que aumentan la superficie de la mucosa, es calentar y humedecer el aire, y librarlo de impurezas, gérmenes, etc. Para ello, las mucosas están ricamente vascularizadas y permanentemente humedecidas por el líquido lagrimal y por una mucosidad viscosa, de acción antiséptica.

La FARINGE es el conducto por el cual pasa el aire a los pulmones y los alimentos al estómago. Con tal objeto, se comunica por arriba con la boca y la nariz, en tanto que abajo se prolonga en dos conductos: uno, denominado esófago, que lleva los alimentos al estómago; el otro, la laringe, que es la vía seguida por el aire inspirado.

La LARINGE no es solamente un lugar de paso para el aire; es, además, el órgano de la fonación. Allí se producen los sonidos que, modulados por la lengua y los labios, se traducen en palabras. En el extremo superior de la laringe hay una membrana valvular, la epiglotis, que cierra el orificio de dicho conducto durante la deglución. De no ser así, los alimentos podrían entrar en las vías respiratorias.

La TRÁQUEA es un tubo cilindrico de 10 a 12 centímetros de largo y 2 de diámetro, al que una serie de anillos cartilaginosos mantiene permanentemente abierto para que el aire pueda pasar fácilmente.

jueves, 3 de marzo de 2011

Aparato respiratorio


La función respiratoria comprende una serie de etapas por medio de las cuales el oxígeno es llevado a la intimidad tisural, para su aprovechamiento en la oxidación biológica.

El aparato respiratorio comprende el conjunto de órganos que instalados en la primera etapa canalículo-alveolar, permiten la hematosis o sea el intercambio gaseoso entre el medio alveolar y el medio sanguíneo.

Comprende anatómicamente la vía aérea formada por las fosas nasales, faringe, laringe, traquea, bronquios y el órgano pulmón, que es aquel a cuyo nivel precisamente se hace la hematosis.

Filogénica y embriológicamente el aparato respiratorio, tiene íntimas conexiones con el aparato digestivo. La boca es primero una cavidad común a ambos y sólo posteriormente a expensas de evaginaciones internas de su cara lateral, que hacen saliencias hacia la línea media formando el paladar, se divide en un piso superior respiratorio, fosas nasales y un piso inferior digestivo, boca propiamente dicha.

La porción traqueo-bronquio-pulmonar se origina en un brote canalicular derivado de la parte alta del tubo digestivo que se independiza para su función específica.

La faringe, órgano a la vez respiratorio y digestivo, es la expresión en el adulto de esta comunidad.

CONSTITUCION ANATOMICA GENERAL

La vía aérea está destinada al pasaje del aire, su estructura se hace según un plan que se repite de arriba a abajo. Está formada por

a) una pared revestida por un epitelio pluriestratificado plano de protección, epidermis invaginada en las ventanas de la nariz y luego mucosa;

b) por un corion vascularizado y rico en glándulas,

c) por una capa esquelética, constituida ya por cartílago, ya por hueso, que mantiene permeable la luz y la protege de las compresiones externas;

d) una capa muscular que atiende a su motilidad y;

e) una capa adventicia trófica, vásculo-nerviosa.

A medida que descendemos hacia el árbol bronco-alveolar, el epitelio se hace sucesivamente primero multiseriado, en la laringe; luego monoestratificado cúbico a nivel de los bronquios más finos; y por último plano, en el alvéolo pulmonar. Al mismo tiempo van desapareciendo las estructuras cartilaginosas, todo lo cual expresa el pasaje de un epitelio de protección a uno de intercambio.