Entrada destacada

Anemia a la leucemia

Cuando otra enfermedad puede deteriorarse Sabía que la anemia puede transformarse en leucemia ? Más conocida como mielodisplasia, síndr...

Mostrando entradas con la etiqueta medula espinal. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta medula espinal. Mostrar todas las entradas

lunes, 30 de mayo de 2011

LOS NERVIOS ESPINALES


Hemos visto que los nervios craneales, salvo el neumogástrico, se distribuyen exclusivamente por la cabeza y partes vecinas. Todo el resto del cuerpo se halla bajo la acción de los nervios espinales. Estos nervios suman 32 pares. Nacen simétricamente a los lados de la medula espinal, saliendo del conducto vertebral a través de los agujeros intervertebrales, vale decir que salen entre vértebra y vértebra. Una vez afuera, se distribuyen por las distintas partes del cuerpo, sobre todo por la piel y músculos del tronco y articulaciones.

LAS RAICES MOTORAS Y SENSITIVAS

Los nervios espinales salen de la medula espinal. Vemos cómo cada uno de ellos nace por dos raíces, bien diferenciadas: una ventral o anterior y otra dorsal o posterior; cada una de estas raíces está formada, como se ve, por un fascículo de finas fibras, que después constituyen una raíz única. Sigamos observando: la raíz ventral parte de la cara anterior de la medula espinal y aparece integrada por fibras que nacen del "cuerno anterior" de la sustancia gris medular.

La raíz dorsal sale de la cara posterior de la médula y está formada por fibras que se distribuyen en el cuerno posterior de la sustancia gris. Apenas salidas de la medula, las raíces ventrales y dorsales se unen para formar un único nervio y salir entonces del conducto vertebral. Las fibras nerviosas que parten del cuerno anterior medular son fibras motoras, mientras que las que terminan en el cuerno posterior son fibras sensitivas; es fácil entonces comprender que la raíz anterior será motora y la posterior, sensitiva. Naturalmente, cuündo a la salida del conducto vertebral ambas raíces se unen, el nervio raquídeo resultante será un nervio mixto y, en él, la corriente nerviosa circulará en ambos sentidos: centrípeto y centrífugo.


LOS DOS RAMOS Y LA INERVACIÓN


Apenas salidos del propio orificio intervertebral, cada nervio espinal se divide en dos ramos, siempre mixtos: el ventral y el dorsal. El primero, más grande e importante, se dirige hacia la parte anterior del cuerpo y se divide poco a poco en una multitud de ramas que se distribuyen por la piel y los músculos de la parte lateral del cuello y los de la parte anterior del tronco y abdomen. En ciertas zonas, las ramas se unen entre sí antes de distribuirse para formar los llamados plexos nerviosos. La rama dorsal se dirige hacia atrás y se distribuye por la piel y músculos de la nuca y dorso.

jueves, 26 de mayo de 2011

El sistema nervioso


Sabemos que existen dos sistemas nerviosos, unidos entre sí en varios lugares, el cerebro-espinal y el vegetativo o simpático. Por otra parte, por razones didácticas, el primero se ha dividido en dos partes: el sistema nervioso central, que comprende el encéfalo y la medula espinal y el sistema nervioso periférico que comprende el conjunto de los nervios.

En esta nota veremos el sistema nervioso periférico, intrincada red de innumerables conductores, que pone en comunicación el sistema nervioso central con cada una de las partes del organismo. Este conjunto de conductores es el que tiene la misión de realizar, en nuestro cuerpo, una tarea equivalente a la asignada, en una ciudad, a una central telefónica.

ALGUNAS NOCIONES EN GENERAL

A las funciones de los nervios nos referiremos en detalle en un artículo sobre la fisiología del sistema nervioso. Debemos, eso sí, aclarar que los nervios que salen del encéfalo y de la medula espinal, se hallan en relación con las células de los órganos de los sentidos y de los músculos.

Es interesante observar que todas las fibras nerviosas son recorridas siempre por los estímulos en una sola dirección y siempre en la misma. Unas son recorridas por estímulos centrípetos, vale decir que desde la periferia se dirigen hacia los centros nerviosos; otras en cambio, lo son por estímulos centrífugos, o sea que desde los centros nerviosos se dirigen hacia la periferia.

Las primeras, porque llevan a los centros las sensaciones, son llamadas fibras sensitivas o sensoriales; las segundas, que llevan los estímulos a los músculos, son llamadas en cambio fibras motoras. Es claro que las terminaciones nerviosas destinadas a recibir las sensaciones se hallan dentro de los órganos periféricos de los sentidos (piel, ojos, nariz, ere), mientras que las células motrices de las fibras motoras se hallan dentro de los centros nerviosos.

Una última observación: es evidente que si un nervio está formado exclusivamente por fibras motoras o sensitivas, será un nervio motor o un nervio sensitivo.

lunes, 2 de mayo de 2011

El cerebro, el cerebelo y la médula


Este es el cerebro propiamente dicho: está formado por sustancia gris en su parte externa, llamada también corteza, y por sustancia blanca en su interior. Está recorrido por surcos sinuosos, más o menos profundos, algunos de los cuales adquieren gran profundidad y se denominan cisuras; éstas dividen la masa cerebral en varios sectores denominados lóbulos.


El cerebelo, una masa de sustancia nerviosa de 8-10 cm. de ancho por 6 de largo y 5 de espesor, colocada, como se ve, debajo de los lóbulos occipitales, está formado por dos hemisferios cere-helosos y una parte mediana, pequeña, llamada vermis.

La médula

El cerebro se continúa hacia abajo con el bulbo o médula oblongada y ésta, a su vez, con la medula espinal. Esta posee la forma de un largo cordón blanquecino, cuyo grosor es de un cm. y su largo de 45 cm. Sale del cráneo por el agujero occipital y se halla, en su totalidad, alojada dentro del conducto raquídeo, terminando por un extremo aguzado, llamado cono terminal. Si la observamos en un corte, la veremos compuesta también por una sustancia gris que ocupa la parte central formando una H, y otra blanca, situada en la periferia.