Entrada destacada

Anemia a la leucemia

Cuando otra enfermedad puede deteriorarse Sabía que la anemia puede transformarse en leucemia ? Más conocida como mielodisplasia, síndr...

jueves, 25 de abril de 2013

El hueso frontal


El hueso frontal se asemeja a una concha de berberecho en la forma, y ??consta de dos partes-una parte vertical, la escama, lo que corresponde con la región de la frente, y una porción orbitaria u horizontal, que entra en la formación de los tejados de la órbita y cavidades nasales.

Squama (squama frontalis) la superficie externa de la porción es convexa y por lo general presenta, en la parte inferior de la línea media, los restos de la sutura frontal o metópica-Surfaces.-La,. En la infancia esta sutura divide el hueso en dos, una condición que puede persistir durante toda la vida. A ambos lados de esta sutura, alrededor de 3 cm. por encima del margen supraorbital, es una elevación redondeada, la eminencia frontal (tuber frontale). Estas eminencias varían en tamaño en diferentes individuos, de vez en cuando son asimétricos, y son especialmente prominentes en los cráneos jóvenes; la superficie del hueso por encima de ellos es lisa, y cubiertas por la galea aponeurótica. Por debajo de las eminencias frontales, y separados de ellos por una ranura poco profunda, son dos elevaciones arqueados, los arcos superciliar; éstos son prominentes medialmente, y se unen el uno al otro por una elevación suave llamado la glabela.

Ellos son más grandes en el macho que en la hembra, y su grado de prominencia depende en cierta medida del tamaño de los senos de aire frontales; 28 crestas prominentes son, sin embargo, ocasionalmente asociados con pequeños senos de aire. Debajo de cada arco superciliar es un margen curvado y prominente, el margen supraorbital, que forma el límite superior de la base de la órbita, y separa la escama de la porción orbitaria del hueso. La parte lateral de este margen es agudo y prominente, proporcionando al ojo, en esa situación, una considerable protección contra lesiones; la parte medial es redondeada.

En la unión de sus terceras partes medial y una muesca intermedia es, a veces convertido en un agujero, la muesca o agujero supraorbital, que transmite los vasos y el nervio supraorbital. Una pequeña abertura en la parte superior de la muesca transmite una vena de la diploe para unirse a la vena supraorbital. El margen supraorbitario termina lateralmente en el proceso cigomático, que es fuerte y prominente, y se articula con el hueso cigomático. Correr hacia arriba y hacia atrás desde este proceso es una línea bien marcada, la línea temporal, que se divide en las líneas temporales superior e inferior, continuos, en el cráneo articulado, con las líneas correspondientes en el hueso parietal.

El área por debajo y detrás de la línea temporal forma la parte anterior de la fosa temporal, y da origen al músculo temporal. Entre los márgenes supraorbitales los proyectos de escama a la baja a un nivel inferior al de los procesos cigomático; esta porción se conoce como la parte nasal y presenta una áspera, intervalo desigual, la escotadura nasal, que se articula a cada lado de la línea media con la nasal hueso, y lateralmente con el proceso frontal del maxilar y con el lagrimal.

El término nasión se aplica a la mitad de la sutura frontonasal. Desde el centro de la muesca de los proyectos de procesos nasales hacia abajo y hacia adelante por debajo de los huesos de la nariz y los procesos frontales del maxilar superior, y soporta el puente de la nariz. El proceso nasal termina a continuación en una columna vertebral fuerte, ya uno y otro lado de esta es una pequeña superficie ranurada que entra en la formación de la cubierta de la cavidad nasal correspondiente. La columna forma parte del tabique de la nariz, la articulación de delante con la cresta de los huesos de la nariz y detrás con la placa perpendicular del etmoides.

No hay comentarios:

Publicar un comentario