Entrada destacada

Síntomas de insolación

 #sol #insolación #quemadurasdesol #verano #protectorsolar ¿Alguna vez has visto a alguien que tenía marcas rojas en la piel despué...

Mostrando entradas con la etiqueta linfa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta linfa. Mostrar todas las entradas

sábado, 4 de febrero de 2012

Ganglio linfático

ESTRUCTURA MACROSCOPICA. De forma de habichuela (del tamaño de una lenteja o una avellana) están interpuestos en el trayecto de los vasos linfáticos, tienen dos caras, un borde convexo por donde entran los linfáticos aferentes y un borde cóncavo que contienen el hilio, por donde entran y salen los vasos sanguíneos y sale el colector linfático eferente.

CONSTITUCION ANATOMICA
. En un corte macroscópico se observa una zona cortical, periférica, constituida por folículos linfáticos y una zona central, medular, formada por tejido conjuntivo, vasos, nervios y cordones linfáticos. Todo está rodeado por una cápsula conjuntiva que penetra en profundidad formando tabiques que delimitan logias incompletas.

Entre las formaciones linfoides y las conjuntivas, se extienden las vías de la linfa que se vuelcan en senos corticales perifoliculares, continuándose hacia la región medular por las vías cavernosas que forman a su vez los cordones foliculares eferentes.


miércoles, 28 de diciembre de 2011

La linfa


Debe distinguirse la linfa intersticial, que no es otra cosa que el medio intercelular y la linfa intravascular, contenida en el interior de las vasos del sistema linfático y que es la que estudiaremos en particular.

Se forma por filtración del líquido intercelular y de sustancias orgánicas e inorgánicas a la luz de los capilares linfáticos, que repetimos comienzan en fondo de saco cerrado, en pleno interticio y cuya pared se origina a su vez a partir de células conjuntivas con actividad angioblásticas.

Sus elementos figurados son leucocitos que han emigrado de los vasos sanguíneos por diapédesis y que abordan la pared endotelial.

jueves, 7 de abril de 2011

Linfatismo y las glándulas linfáticas


SON pocos los niños que no hayan sido alguna vez afectados de linfatismo. Ello se debe a que con este término se designa un estado orgánico propio de la infancia. Cuando las madres intercambian impresiones sobre su prole, con frecuencia se oye decir: "Mi hijo es un poco linfático", o también: "El médico ha ordenado baños de mar a mi hijo, porque padece de un cierto linfatismo". Como se ve, es un problema bastante común; por cuyo motivo será útil conocerlo y seguir algunos consejos.



SE ASIENTA EN LAS GLÁNDULAS LINFÁTICAS

Linfatismo deriva de "linfa", que quiere decir agua. La linfa es un líquido claro que atraviesa las paredes de los vasos sanguíneos para llevar los materiales nutricios a la intimidad de los tejidos, o sea, a las células.

Pero en esta oportunidad es menester dirigir nuestra atención a las glándulas linfáticas, verdaderas estaciones de depuración de la linfa circulante, que existen en todo el cuerpo, sobre todo en el cuello, ingles, axilas, etc. Comencemos por decir que el linfatismo no es exactamente una enfermedad; los pedíatras (médicos de niños) lo consideran un estado constitucional, esto es, un estado particular del organismo de algunos niños. Por consiguiente, puede decirse que un niño es, normalmente, de constitución linfática.

El niño linfático es generalmente fácil de reconocer. Se manifiesta casi siempre pálido y muchas veces con aspecto de hinchado, porque en él la linfa tiene tendencia a salir de los vasos y a permanecer fuera, embebiendo los tejidos, que suelen tomar un aspecto turgente, como si estuvieran inflamados.

La detención de la linfa, o estasis linfática, se produce también en las glándulas correspondientes y en los acúmulos del mismo tejido, como son las adenoides y las amígdalas. Éstas adquieren entonces un desarrollo exagerado, lo mismo que los ganglios del cuello, de las axilas y de las ingles. A causa de ello, el párvulo posee una expresión característica, apagada, opaca.


Las glándulas engrosadas le impiden respirar por la nariz; por eso deben mantenerse casi siempre con la boca entreabierta. También el olfato, el gusto y la audición pueden ser alterados. Finalmente, del linfático se dice que se halla en estado asténico, o sea que padece una debilidad general, sobre todo muscular. Todos estos síntomas exteriores son fácilmente reconocibles; por lo que la madre puede darse cuenta del estado del niño y concurrir al médico a tiempo.