Entrada destacada

Anemia a la leucemia

Cuando otra enfermedad puede deteriorarse Sabía que la anemia puede transformarse en leucemia ? Más conocida como mielodisplasia, síndr...

Mostrando entradas con la etiqueta células sanguíneas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta células sanguíneas. Mostrar todas las entradas

lunes, 8 de julio de 2013

Sangre


El tejido conjuntival sangre en la naturaleza y se compone de células plasmáticas y la sangre, es decir, dos fases. Es esencial para el mantenimiento de la vida, que transporta nutrientes, oxígeno, neurotransmisores, hormonas y las inmunoglobulinas, y las sustancias tóxicas que ser eliminado, y también tiene papeles relacionados con la defensa inmune y la coagulación. Un adulto tiene en su cuerpo, a unos cinco litros de sangre (1/12 del peso de su cuerpo).

El plasma de color amarillento, contiene: 92% de agua, 7% de proteína albúmina, globulina y fibrinógeno, y 1% de glucosa, lípidos, enzimas, vitaminas y hormonas. Estas proteínas son responsables de ayudar a la regulación osmótica, reacciones del sistema inmune y la coagulación de la sangre, respectivamente. El plasma realiza intercambio de materiales con el fluido intracelular de las células de la sangre y también el fluido intersticial.

Las células sanguíneas se originan en el tejido reticular o eritrocitos hematopoyéticas y las que están en cantidades más grandes. Éstos, también conocido como eritrocitos o células rojas de la sangre tienen formato bicóncava disco y presente en nuestra especie sin núcleos - y por lo tanto sin ADN. Bienvenido transportar oxígeno desde los pulmones a los tejidos del cuerpo, y dióxido de carbono. La hemoglobina presente en estas células dan la sangre su color característico.

Los leucocitos, o células blancas de la sangre, ya tienen núcleo, y tienen un tamaño mucho mayor que el de los eritrocitos. Son los responsables del ataque y destruir invasores. Se pueden presentar con o sin granos. Hay cinco tipos de leucocitos: neutrófilos, eosinófilos y basófilos (granulocitos) y de linfocitos y monocitos (agranulocitos).

Finalmente, las plaquetas (trombocitos o) consisten en partículas pequeñas de fragmentos de células llamadas megacariocitos, derivadas de la médula ósea y el bazo. Ellos también son responsables de la coagulación de la sangre.