Entrada destacada

Anemia a la leucemia

Cuando otra enfermedad puede deteriorarse Sabía que la anemia puede transformarse en leucemia ? Más conocida como mielodisplasia, síndr...

domingo, 18 de abril de 2010

Los Musculos



Coloración de los músculos

Los músculos formados por fibras lisas son también llamados músculos blancos o pálidos, porque a simple vista tienen un color blanco-amarillento o rosa-pálido: se encuentran en numerosos órganos de la vida vegetativa, es decir, intestino, arterias, venas, movimiento celular, etc.

Al microscopio se observa que están formados por células alargadas, de tres a diez centésimas de milímetro de longitud, que se han denominado fibras musculares lisas, por no presentar rayas transversales; tienen forma de huso, o sea, abultada en el centro, que corresponde al punto donde se encuentra el núcleo, y adelgazada hacia los extremos.

Los músculos rojos tienen este color a simple vista y están constituidos por la variedad muscular estriada, siendo los que forman la llamada vulgarmente carne de las distintas regiones del cuerpo. Las células que forman estos músculos reciben el nombre de fibras musculares estriadas o haces primitivos, y son de gran longitud (tres a doce centímetros), forma prismática y aspecto estriado.

Lee más sobre Los músculos en:

Músculos de los abdominales

Control de los músculos

Funcionamiento del músculo voluntario

Tejido muscular



viernes, 16 de abril de 2010

El Tejido muscular



Tejido muscular

La característica de este tejido se resume en dos propiedades esenciales, celula humana, de las cuales una es anatómica y Otra fisiológica: la primera consiste en estar formado por la asociación de células larguísimas, dirigidas paralelamente; la segúnda es que estas células son contráctiles, es decir, susceptibles de encogerse bajo la influencia de la corriente nerviosa, o, en su defecto, de una corriente eléctrica, etc.

Esta última propiedad es común a todas las células; pero alcanza tan gran desarrollo en la muscular, que no es, ni con mucho, igualada por ninguna otra, por cuya razón debe darse como propiedad característica.

miércoles, 14 de abril de 2010

Denticion


Dentición

La corona está recubierta por el esmalte, que en realidad no es un verdadero tejido, puesto que carece de células: forma una costra de varios milímetros de espesor, que se adelgaza y termina en el cuello: es de aspecto vitreo, color blanco azulado, frágil y tan duro, que raya al acero. Está formado por prismas largos, entrecruzados, unidos por un cemento, y su superficie libre está recubierta por una zona hialina denominada cutícula del esmalte, la celula humana.


En la raíz, cuello y en la misma corona debajo del esmalte, se encuentra el verdadero tejido dentario, representado por el marfil, que forma casi todo el diente y tiene análoga composición química que el hueso.

Observando este marfil al microscopio, se aprecian en él la materia fundamental transparente, que ofrece poco digno de mención, y unos tubitos; éstos nacen en la cavidad dentaria y son anchos y paralelos cerca de ella, pero en su camino hacia la periferia, van divergiendo y reduciendo su diámetro; en el trayecto emiten finas ramas laterales que se anasto-mosan unas con otras, terminando, por fin, dichos tubos debajo del esmalte y cemento, según sea en la corona o raíz.

En conexión con los tubos del marfil se encuentran los odonto-blastos, que son células alargadas situadas en la parte de la pulpa que está en contacto con el marfil, y son consideradas análogas a las células óseas, por tener un largo apéndice que penetra en los tubos del marfil, los cuales serían una especie de conductos calcóforos.

lunes, 12 de abril de 2010

Tejido dentario


Tejido dentario

El tejido dentario es bastante complejo y es difícil esbozar una definición exacta, algo que pudimos hacer para los tejidos anteriores. Podemos decir sí que la sustancia que más predomina en él es una materia sólida, con pequeños conductos que lo atraviesan.

Es bastante obvio el lugar donde podemos encontrar este tipo de tejido, se halla en la dentadura. En cada diente podemos identificar tres zonas, una es la corona, que es la que sale afuera de la encía, la raíz es la parte que se introduce en la mandíbula y el cuello es la parte que se estrecha y que se está en la zona que se inserta en la encía.

Presentan además en su interior una cavidad que contiene la pulpa o sustancia blanda formada por tejido conjuntivo, los vasos sanguíneos y los nervios, y, por fin, recubriendo la raíz, se encuentra una delgada capa de sustancia ósea, que constituye el cemento .